Gracias por tu apoyo

Gracias por el apoyo que habéis dado al manual del coworking con vuestro ánimo y vuestro dinero. Sin vosotros este libro no habría visto la luz.

Antes de hacer la campaña de crowdfunding, el libro se puso a la venta en un sitio web muy simple, con tan solo una página web. La primera persona que se lanzó a comprarlo y mostrar su apollo fue un antiguo miembro del Betacowork: Roland Zwaga.

roland-zwaga
¡Alabado sea Rolando!

Le siguieron 12 personas más, entre las que se encuantran: Jürgen De Smet, Marina Evaristo, Marina Aubert, Tiina Vainio, Miguel Albizu, and Marc Navarro (el resto ha dado permiso para nombrarlos).

Muchas gracias también a las 159 personas que financiaron el libro en Indiegogo. Dieron una señal fuerte que me animó a dedicar todavía más tiempo y esfuerzo al manual, además de financiar las versiones española e inglesa del manual.

Arrancamos con el blog del Manual de Coworking

coworking banner designed by Carlos Almansa, #cowodoodles

 

 

who-you-gonna-call-coworking

 

 

¡Ha llegado la hora!

Finalmente nos hemos decidido a lanzar un blog en condiciones despues de unos meses en Checkthis. Ramón y yo  estamos trabajando duro en el libro y en nuestros espacios coworking para traeros el mejor conocimiento práctico posible en la comunidad, una gran comunidad internacional de gestores y propietarios de espacios coworking e iniciativas colaborativas que comparten y aprenden los unos de los otros de sus aciertos y errores.

Nuestro principal objetivo con este blog es conseguir conversaciones de valor sobre coworking y cómo sacar adelante un espacio exitoso; qué hacer y qué evitar; resaltar a personas y espacios coworking de interés y contribuir al progreso del coworking como industria y negocio que hace mucho más que una simple empresa.

Hoy también hemos enviado nuestra primera newsletter a los primeros 12 compradores del libro, nuestros co-apóstoles que dieron un primer paso adelante apoyando el Manual de Coworking.

Si quieres estar al día, deberías seguirnos en Twitter en Coworking Handbook y registrarte en la a lista de correo del Manual de Coworking.

Entonces… ¿qué está pasando con el libro? Aquí tenéis una pequeña pista…

Reto #EBE13: lograr los fondos para el manual del coworking en español

Todo listo para acoger a los participantes del #EBE13
Todo listo para acoger a los participantes del #EBE13

Estos días estamos en el EBE en Sevilla, organizando un mega espacio de coworking temporal para los más de 2000 participantes que ya están llegando. Además de compartir mucho coworking, hemos sacado una oferta especial que solo estará disponible durante el EBE.

Ya hemos logrado nuestro objetivo básico para sacar la versión en inglés. Ahora toca conseguir los fondos para la versión española. Nosotros nos encargamos de hacer la traducción (el libro está escrito integramente en inglés), pero necesitamos un editor profesional que se ocupe de hacer la revisión del texto y además hay que maquetar.

Los fondos de la campaña se dedican al 100% al libro, a su revisión, traducción, puesta en página, promoción, etc. Con vuestra ayuda podremos compartir nuestros conocimientos con todos los hispanohablantes que tienen o están pensando en abrir un espacio de trabajo collaborativo. 

Además de con dinero, nos podéis apoyar con la promoción de la campaña:

  • compartidla en Twitter, Facebook, LinkedIn y otros medios sociales;
  • hablad del libro a vuestros amigos y conocidos, sobre todo si están interesados en abrir un espacio de coworking o ya tienen uno y están sufriendo para sacarlo adelante;
  • sí conocéis a periodistas o editores, habladles del libro a ver si lográis interesarles lo suficiente para que lo promuevan o distribuyan.

¡Gracias a todos!

El Coworking no es sólo el espacio, pero ayuda…

A menudo hablamos sobre que el “espacio” como tal no es lo importante en un en un espacio coworking y que todo está basado en la comunidad. Esto es cierto. Una comunidad de profesionales bien construida, con algo de recorrido y motivaciones comunes es algo que va más allá del espacio. Te puede permitir abordar nuevos retos con tu espacio, crecer o incluso mudarte sin que sea un hecho dramático.

Sin embargo, todo tiene un principio. Continuar leyendo “El Coworking no es sólo el espacio, pero ayuda…”

Comunidades satélite alrededor de tu Espacio Coworking

 

La apertura de un nuevo espacio coworking en una ciudad, sea o no el primero en la misma, es siempre un gran reto.

Conseguir atraer la atención de un gran número de clientes potenciales desde el día cero es muy importante. Una vez abiertas la puertas (a menudo incluso antes), nuestros costes fijos comenzarán a atacar a los fondos económicos. Reducir el tiempo en el que los ingresos menos los gastos dan un resultado negativo debe ser nuestra prioridad.

Si lo hemos hecho bien desde un principio, no desde la inauguración, sino desde que empezamos con la idea, habremos comenzado nuestro trabajo como creadores de comunidad mucho tiempo atrás. Y es que, informar, compartir y comunicar nuestro proyecto de espacio antes de lanzarnos a la aventura es una tarea que nadie debería “saltarse”.

Regularmente hablo con personas que están barajando la posibilidad de crear un espacio coworking. Suelen encontrarse en fases muy tempranas: conociendo el movimiento, analizando el modelo, comparando espacios existentes… muy rápidamente pasan a hablar de mobiliario, de tipos de tarifas, de horarios o, incluso, de máquinas de café. La incómoda pregunta que les hago es: ¿Cómo sabes que tendrás clientes?

Puede parecer un absurdo, ¿no? El coworking crece en España frenéticamente, “todos vamos a acabar siendo autónomos”, la gente necesita sitios donde trabajar, el coworking es una opción económica que tiene mucho sentido en un contexto de crisis… sí, bueno, vale… y yo iba a vivir de la arquitectura!…en su momento estaba clarísimo… ;)

Lo cierto es que hay muchísimos aspectos que pueden hacer que un espacio coworking funcione o no. Ubicación, composición demográfica profesional, sectores activos, movimiento freelance, espacios existentes, accesibilidad… la marca personal de los fundadores… un amplio abanico de variables que pocos parecen tener en cuenta y que nosotros hemos analizado en el Coworking Handbook. Mientras lo acabamos (aún puedes echarnos una mano en nuestra campaña de crowdfunding), os comparto la recomendación que hago de forma habitual:

INICIA TU COMUNIDAD

Coger un catálogo de mobiliario y comenzar a imaginar el espacio puede ser algo muy atractivo pero, trabajar para poder verlo lleno es mucho más interesante.

PRESENTACION MADRID clientes¿Cómo? Muy sencillo, tirando de verborrea Startup: “Sal del edificio”. Deja la hoja de cálculo y la web inmobiliaria y sal a la calle a buscar a tus supuestos clientes. Crea ese grupo en Meetup del que hablábamos en un post anterior (p.ej. “Coworking Cuenca”) y ve analizando datos. Número de asistentes, grado de implicación, disposición al pago, zona de residencia, sector profesional, rango de edad, intereses… pero consigue estos datos ANTES de tirarte a la piscina.


Esta comunidad, si todo va bien, será la primera que comiences a construir. Probablemente la más interesada por el coworking, ya que sugirá a partir de esa palabra clave, pero esto no ha hecho más que comenzar. Y es de esto de lo que pretendía ir este post… de las Comunidades Satélite.

PRESENTACION MADRID ppt¿Por qué satélite? Por nuestra experiencia en workINcompany, los más interesados en el tema del Coworking, a priori, son los gestores. Tu público/clientes, llegarán al Coworking no por una fascinación sobre el concepto sino por una necesidad que este tipo de espacios resuelven de algún modo. Oficina barata, huída del casa, búsqueda de contactos, ataque de emprendimiento, ganas de ser modernito… las motivaciones serán muy diferentes y pocos vendrán por los valores del concepto “sostenibilidad, comunidad, apertura, accesibilidad, colaboración”.

Ni drama, ni cruzada. Nosotros tardamos algún tiempo en encajarlo. Nos ofuscamos porque la gente no quería algo que era buenisisísimo para ellos desde nuestro punto de vista. Nos abanderamos y cogimos el estandarte, pero no había seguidores. El enfoque correcto vino después.

Volviendo a las Startups… pocos modelos de negocio aguantan una sesión de trabajo con sus clientes potenciales. Y fue lo que hicimos: ESCUCHAR.

Preguntamos a profesionales que nos gustaría que estuvieran en nuestro espacio, qué tema les movía, qué querían compartir o de qué querían hablar o saber más. Programación, comercio electrónico, cocina, diseño, artesanía, networking, social media… comida japonesa… Aprovechamos esas inquietudes para construir eventos dirigidos específicamente a esos perfiles y los coworkers aparecieron.

Como en otras ocasiones hemos comentado, esos grupos se convirtieron no sólo en una forma de desarrollar los valores del coworking, sino también en una acción de marketing dirigida a segmentos muy concretos de la comunidad profesional de Sevilla. Si bien los asistentes venían para hablar de su libro, una vez en nuestro espacio, les explicábamos que existía una forma de trabajar diferente que se llamaba coworking. Conseguimos aportar un entorno para temas de interés, construir comunidades, presentar el coworking y conectar con potenciales usuarios y prescriptores.

Cierto es, que estos intereses van cambiando con el tiempo y aparecen nuevos perfiles atractivos para el espacio. Las comunidades evolucionan de forma impredecible y, en ocasiones, el retorno puede no ser el esperado. Algunos grupos pueden llegar a ser un gran reclamo pero otros, simplemente, deben desaparecer. ¿Cómo se deshace o reorienta una comunidad existente?

¿Alguna idea?